Balan, demonio

BALAN Rey grande y terrible de los infiernos.

Que tiene tres cabezas: la una hecha como la de un toro, la segunda como de hombre y la tercera de carnero, y a esto se une la cola de serpiente y unos ojos que arrojan llamas. Muéstrase a caballo de un enorme oso y trae un milano en el puño. Su voz es ronca y violenta y responde muy bien acerca lo pasado, lo presente y lo futuro.

Este demonio, que antiguamente era de la Orden de las dominaciones, y que manda en el día cuarenta legiones infernales, enseña las astucias, la finura y el medio muy cómodo de ver sin ser visto index.