link134 link135 link136 link137 link138 link139 link140 link141 link142 link143 link144 link145 link146 link147 link148 link149 link150 link151 link152 link153 link154 link155 link156 link157 link158 link159 link160 link161 link162 link163 link164 link165 link166 link167 link168 link169 link170 link171 link172 link173 link174 link175 link176 link177 link178 link179 link180 link181 link182 link183 link184 link185 link186 link187 link188 link189 link190 link191 link192 link193 link194 link195 link196 link197 link198 link199 link200 link201 link202 link203 link204 link205 link206 link207 link208 link209 link210 link211 link212 link213 link214 link215 link216 link217 link218 link219 link220 link221 link222 link223 link224 link225 link226 link227 link228 link229 link230 link231 link232 link233 link234 link235 link236 link237 link238 link239 link240 link241 link242 link243 link244 link245 link246 link247 link248 link249 link250 link251 link252 link253 link254 link255 link256 link257 link258 link259 link260 link261 link262 link263 link264 link265 link266 link267

BASILIO VALENTINO, alquimista

BASILIO VALENTINO Célebre alquimis­ta que ocupa entre los alemanes el mismo lu­gar que entre nosotros Nicolás Flamel. Su vida está mezclada de tamañas fábulas que algunos creen que jamás ha existido y algunos le ha­cen vivir en el siglo XII, otros en el XIV y aún en el xv. Añádese que era benedictino en Er­furt. Con sus experimentos químicos descubrió el antimonio, unos cerdos que comieron de este residuo de metal, engordaron prodigiosa­mente; Basilio le hizo tomar a los monjes, y reventaron.

Cuéntase que mucho tiempo después de la muerte de este benedictino, se abrió como por milagro una de las columnas de la catedral, encontrándose dentro de ella sus libros sobre la alquimia. Las obras de Basilio, o a lo me­nos las que llevan su nombre, están escritas en alemán, del que fueron traducidas al latín y algunas del latín al francés. Los adeptos bus­can principalmente de él el Azoth o Aurilia; Philosophorum, impreso en Francfort el año de 1613, y traducido al francés en 1660; Las doce llaves de la Filosofía del hermano Basi­lio Valentino, tratando de la verdadera Medi­cina metálica; Apocalipsis químico, impreso en Herfurd el año de 1624; La revelación de los misterios de las tinturas esenciales de los siete metales y de sus medicinales virtudes, impreso en París en 1646; Del Microcosmo, el gran misterio del mundo y de la Medicina del hombre, impreso en Marpurg el año de 1609; El tratado químico filosófico de las co­sas naturales y sobrenaturales, de los minera­les y metales, impreso en Francfort el año de 1676, y la Aliografía, de la preparación, del uso y virtudes de todas las sales minerales, animales y vegetales, sacadas de los manus­critos de Basilio Valentino por Antonio Sal-mincio, impreso en Bolonia el año de 1644. La mayor parte de estas obras han hecho ade­lantar mucho a la química útil.