Cerbern, Cerbere o Cerbero, demonio

CERBERN Cerbero, o Nabero, es entre nosotros un demonio, que Wierus pone en el número de los marqueses del infierno. Es muy poderoso; muéstrase bajo la forma de un cuervo; su voz es ronca, sin embargo, da la elocuencia y la amabilidad; enseña perfectamente las bellas artes, y obtiene para sus amigos los empleos y dignidades. Diez y nueve legiones obedecen sus mandatos. Así dicen los demonógraf os.
Véase pues, que este no es el Cerbero de los antiguos, el terrible perro con tres cabezas; incorruptible portero de los infiernos, llamado también la bestia de las cien cabezas centiceps bellua, a causa de la multitud de culebras de que estaban adornadas las tres. Hesiodo le da cincuenta cabezas de perro; pero generalmente no se les reconocen sino tres. Sus dientes eran negros y afilados, y su mordedura causaba una muerte pronta, Créese que la fábula del Cerbero tiene su origen de los egipcios, que hacían guardar los sepulcros por dogos.
Pero lo que principalmente nos ocupa aquí es el demonio Cerbero, del que añadiremos que en 1586, hizo pacto de alianza, dice la causa criminal, con una mujer de Picardía llamada María Martín, la cual le quería mucho. Véase Martín.