link0 link1 link2 link3 link4 link5 link6 link7 link8 link9 link10 link11 link12 link13 link14 link15 link16 link17 link18 link19 link20 link21 link22 link23 link24 link25 link26 link27 link28 link29 link30 link31 link32 link33 link34 link35 link36 link37 link38 link39 link40 link41 link42 link43 link44 link45 link46 link47 link48 link49 link50 link51 link52 link53 link54 link55 link56 link57 link58 link59 link60 link61 link62 link63 link64 link65 link66 link67 link68 link69 link70 link71 link72 link73 link74 link75 link76 link77 link78 link79 link80 link81 link82 link83 link84 link85 link86 link87 link88 link89 link90 link91 link92 link93 link94 link95 link96 link97 link98 link99 link100 link101 link102 link103 link104 link105 link106 link107 link108 link109 link110 link111 link112 link113 link114 link115 link116 link117 link118 link119 link120 link121 link122 link123 link124 link125 link126 link127 link128 link129 link130 link131 link132 link133

Crimenes por lujuria

Los crímenes de lujuria
Los delitos de tipo sexual se englobaban bajo la denominación general de crímenes de lujuria. Inspirados, según se creía, por el demonio, re­vestían más el aspecto de un pecado mortal que el de fantasías en ocasiones dignas de castigo, aunque en todo caso naturales. Los jueces inten­taban combatir los propios errores de la natura­leza. Así, los hermafroditas eran condenados a la picota por rechazar el sexo que se les imponía, como le sucedió a Anne Grandjean en 1765. En cuanto al caballero de Eon, insistió en ser mujer, si bien la autopsia reveló su pertenencia al sexo masculino.
Al principio, la mayoría de estos supuestos crímenes se castigaron con la hoguera; más tar­de, la lógica hizo que se emplearan otros métodos. El adulterio, por ejemplo, era tan frecuenta que habría sido preciso talar bosques enteros El castigo del fuego subsistió, sin embargo, para la sodomía y la bestialidad cometidas por la gen­te de la clase baja; es inimaginable que los jueofl castigaran severamente los «excesos» de los her­manos del monarca, e incluso los del propio rey.